Archivo de la etiqueta: PRI

Así manipularon la información en el caso Camacho Quiroz

Por: Augusto López V.

Parece que el rector y el contralor de la UAEM, han manipulado la información que obra en su poder para negar que existan contratos y permisos flagrantemente violatorios de la legislación universitaria, otorgados a César Octavio Camacho Quiroz.

Es importante recuperar las últimas declaraciones de Alfredo Barrera Baca, sobre el caso Camacho Quiroz, en las que se expresaba:

  1. “Los universitarios tienen la posibilidad de una licencia sin goce de sueldo para ocupar cargos públicos que es a lo que él accedió, a ese derecho universitario”
  2. “Se desempeñó como profesor de asignatura en la UAEM, después por concurso curricular y de oposición obtuvo una plaza de profesor de tiempo completo.”

En el mismo sentido el contralor, Ignacio Gutierrez Padilla, ha señalado sobre el servidor público en cuestión, que:

  1. En diciembre de 2012 solicitó un permiso sin goce de sueldo y en agosto de 2018 se reintegró a su plaza como Profesor Temporal Interino Tiempo Completo “F”.
  2. Recibió contrato como Profesor Temporal Interino Tiempo Completo “F” hasta 2012, es decir, 30 años después de iniciar su labor docente en la institución.
  3. Ignacio Gutiérrez Padilla también puntualizo en las declaraciones a un medio de comunicación que en agosto de 2018 se reintegró a su plaza en la Facultad de Derecho y en noviembre pasado nuevamente solicitó permiso sin goce de sueldo. “Cobró de la primera quincena de agosto a la segunda quincena de octubre”.

Por lo anterior, este medio informativo solicitó la documentación oficial pertinente para validar los dichos del rector y contralor, entre la que destaca:

  1. Copia de todas las solicitudes de permisos sin goce de sueldo que tramitó César Octavio Camacho Quiroz desde 1982 y todos los oficios y cualquier otro documento que se generó, en respuesta a esas solicitudes, por parte de la UAEM.
  2. Copia de todos los cheques cancelados y que no cobró César Camacho, tal como lo refirió el contralor.
  3. Copia de todas las actas de consejo de gobierno en las que se autoriza la reincorporación de César Octavio Camacho Quiroz a la Facultad de Derecho y a cualquier otro espacio académico de la UAEM. Lo anterior desde el periodo comprendido del año 2012 hasta el 2019.
  4. Copia de todos los Dictámenes de Consejo Académico emitidos desde el año 2012 hasta el 2018, respecto a la reincorporación de César Octavio Camacho Quiroz a la Facultad de Derecho.
  5. Copias de los listados de nombre «Firmas por lugar de pago, la general y la complementaria en las que firmó César Octavio Camacho Quiroz de la primera quincena de agosto a la primera quincena de noviembre del año 2018.
  6. Contrato laboral que respalda la reincorporación de César Octavio Camacho Quiroz a la UAEM durante el periodo 2018B.
  7. Actas de consejo académico y de gobierno, ordinarias y extra ordinarias de la Facultad de Derecho, de los meses de junio, julio, agosto y septiembre del año 2018
  8. Asignaturas y horarios en los que las impartió, César Octavio Camacho Quiroz, durante el periodo 2018B

Los documentos y respuestas recibidas fueron las siguientes:

  1. El 21 de febrero de 2019, la universidad envió un archivo electrónico y refirió que ahí se encontraba la información con la que se la institución cuenta, según la respuesta a la solicitud 00138/UAEM/IP/2019.
  2. La UAEM entregó copia de algunos cheques con el sello de cancelado y otros sin él, a nombre de César Camacho Quiroz, que amparan el periodo de enero de 2014 hasta 31 de julio de 2018.
  3. La Universidad manifestó que “en los archivos con los que cuenta la Facultad de Derecho, no se tiene registro de la información solicitada”. Según lo contenido en el oficio de respuesta a la solicitud 00145/UAEM/IP/2019.
  4. La Máxima Casa de Estudios del Estado de México aseveró que: “en los archivos con los que cuenta la Facultad de Derecho, no se tiene registro de la información solicitada”. Según lo contenido en el oficio de respuesta a la solicitud 00144/UAEM/IP/2019.
  5. La Auriverde como parte de la respuesta a la solicitud 00146/UAEM/IP/2019 afirmó que: “en los formatos denominados “Firmas por lugar de pago” de la Facultad de Derecho no se encuentra registro del C. César Octavio Camacho Quiroz, por lo atento no es posible atender su petición en los términos requeridos.
  6. La UAEM entregó el contrato laboral que respalda la reincorporación de Cesar Octavio Camacho Quiroz a la UAEM durante el periodo 2018B, como Profesor Interino “F”. Según lo contenido en el oficio de respuesta a la solicitud 00149/UAEM/IP/2019.
  7. Se entregaron actas de sesiones ordinarias de los consejos académicos y de gobierno de la Facultad de Derecho, de los meses de junio, julio, agosto y septiembre del año 2018, así como de la sesión extraordinaria del mes de junio en documentos electrónicos adjuntos en la respuesta a la solicitud 00150/UAEM/IP/2019.
  8. La Universidad a través de Hugo Edgar Chaparro Campos, señaló en la respuesta a la solicitud 00151/UAEM/IP/2019: “…hacemos de su conocimiento que el C. Cesar Octavio Camacho Quiroz no impartió clases en el periodo 2018B.”

Al contrastar las declaraciones con los documentos oficiales, y resaltando que la UAEM entregó toda la información que está en su poder, se detectaron las siguientes irregularidades:

  • Respecto a los permisos sin goce de sueldo, la UAEM autorizó de manera indebida, el 17 de julio de 1996, el permiso supuestamente solicitado por César Camacho (la Universidad no aportó la solicitud elaborada por el interesado), para ocupar el cargo de Gobernador del Estado de México (que fue del 2 de julio de 1995 al 15 de septiembre de 1999). Marco A. Morales Gómez, rector en esos días, otorgó el permiso.
  • El 13 de agosto de 1999, César Octavio Camacho envía una solicitud de reinstalación a sus cátedras, al rector Uriel Galicia Hernández, quien autoriza su regreso el 18 de agosto del mismo año.
  • Con fecha de 19 de octubre de 2007 y después de un año de estar laborando fuera de la administración universitaria Camacho solicita otro permiso retroactivo al 1 de septiembre de 2006 ya que en esos años fue diputado federal por el PRI (del 2006 al 2009). Esta solicitud generó la intervención de Luis Alfonso Guadarrama Rico, quien solicitó al director de recursos humanos de la UAEM, Julio César Olvera García, solventara la solicitud acorde a la legislación universitaria vigente. La autorización fue firmada por José Martínez Vilchis seis meses antes de que el interesado concluyera sus funciones de Diputado Federal.
  • Las dos solicitudes de permisos utilizan como supuesto fundamento legal, el artículo 39 inciso “h” del Reglamento Interior de Trabajo del Personal Académico de la UAEM, y bajo los mismos argumentos se le autorizan los permisos. Además, en el segundo permiso José Martínez Vilchis, asesorado por Olvera García, incluyó en los fundamentos de la autorización el artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo. Además de que los permisos fueron extemporáneos se descubrieron otras fuertes irregularidades.

Para verificar que sustento legal era aplicable y vigente en los permisos de César Octavio Camacho Quiroz se consultó la legislación universitaria de esos años, de esta manera se encontró que a partir del 30 de abril de 1985 entró en vigor el Reglamento del Personal Académico de la Universidad Autónoma del Estado de México (10 años antes de que Camacho solicitara su primer permiso), y en su artículo 39 no se establece nada que tenga que ver con permisos con o sin goce de sueldo ni tiene inciso “h”, tal como se puede comprobar a continuación:

Artículo 39. Para ingresar o ser promovido como Profesor o Investigador de Carrera, Categoría B, se requiere:

  1. Tener título de licenciatura o estudios que acrediten una preparación académica equivalente.
  2. Tener una antigüedad mínima de dos años como Profesor o Investigador de Carrera o carga académica equivalente.

III. Acreditar la calificación prevista en el artículo 58 de este Reglamento.

  1. Haber obtenido el dictamen favorable del Consejo Académico respectivo, a partir del Juicio de Promoción, o del Concurso de Oposición convocados al efecto.

Por lo que se deduce que ninguno de los servidores públicos involucrados, incluidos los rectores, conocían la legislación universitaria vigente y por lo tanto su autorización era flagrantemente improcedente. El fundamento adecuado debió ser el siguiente:

Artículo 62. El Director de la Escuela o Facultad acordará las solicitudes de licencia que presenten los miembros del Personal

Académico, en los siguientes casos:

  1. Sin goce de sueldo, debiendo tener una antigüedad mínima de dos años, previo dictamen y resolución de los Consejos Académico y de Gobierno respectivamente:
  2. Por ocupar un cargo en la administración universitaria, por el tiempo que éste dure.
  3. Por motivos personales, por un período no mayor de un año.

Es evidente que los permisos otorgados están fuera de lo permitido en la legislación universitaria por que los dos permisos extemporáneos de Camacho no fueron para ocupar un cargo en la administración universitaria, por lo tanto, debían tener la vigencia de un año, pero la suma de sus dos permisos fue de siete años. Además, ese tipo de permisos se debe otorgar solo una vez. Por lo tanto, todos los años que el consentido de los rectores ha laborado fuera de la UAEM no deberían ser computados como tiempo efectivo de servicios en la Universidad, tal como se estipula en el artículo 64 del mismo reglamento.

Otro momento en el que los rectores se pasaron por el arco del triunfo la legislación universitaria fue en el relacionado al otorgamiento de permisos y la reincorporación de su gurú partidista, pues esos trámites deben hacerse a través del Consejo de Gobierno, previo dictamen del Consejo Académico justo como se establece en el artículo 64-A del Reglamento del Personal Académico de la UAEM: “El Personal Académico que se separe de la Universidad durante un lapso mayor de los especificados en este capítulo, podrá reincorporarse a la Institución, en la categoría que tenía a la fecha de la separación, siempre y cuando el Consejo de Gobierno, previo dictamen del Consejo Académico, determine que son necesarios sus servicios para la Escuela o Facultad correspondiente y exista posibilidad presupuestal”. En el caso que nos ocupa todo fue a través de los rectores, con lo que se dejó en evidencia que es mera simulación la supuesta independencia de los órganos de gobierno.

Otra jugada sucia para echarle la mano al exgobernador del estado de México fue incluir en su último permiso el artículo 132, fracción X, de la Ley Federal del Trabajo en el que se señala:

X.- Permitir a los trabajadores faltar a su trabajo para desempeñar una comisión accidental o permanente de su sindicato o del Estado, siempre que avisen con la oportunidad debida y que el número de trabajadores comisionados no sea tal que perjudique la buena marcha del establecimiento. El tiempo perdido podrá descontarse al trabajador a no ser que lo compense con un tiempo igual de trabajo efectivo. Cuando la comisión sea de carácter permanente, el trabajador o trabajadores podrán volver al puesto que ocupaban, conservando todos sus derechos, siempre y cuando regresen a su trabajo dentro del término de seis años. Los substitutos tendrán el carácter de interinos, considerándolos como de planta después de seis años.

Entonces resalta la improcedencia en las solicitudes de Camacho, pues en los dos casos las peticiones fueron un año después de iniciar el cargo fuera de la UAEM, por lo que no se puede considerar que hubiera avisado con la oportunidad debida, como se establece en la Ley Federal del Trabajo.

Pero no todo termina ahí, pues después del año 2007 y hasta el periodo escolar 2018B la UAEM no entregó ningún documento con el que acreditara que César Camacho solicitó algún permiso sin goce de sueldo para ausentarse de sus actividades de profesor de asignatura, y como profesor interino de tiempo completo “F”, aun cuando estaba obligado a hacerlo, pues de diciembre del 2012 hasta agosto del 2015 fue Presidente Nacional del PRI, después, del 1 de septiembre del 2015 hasta el 31 de enero del 2018 Diputado plurinominal por el PRI. En este punto es notorio que tanto Alfredo Barrera Baca e Ignacio Gutiérrez Padilla mintieron descaradamente cuando afirmaron ante medios de comunicación que Camacho contaba con un permiso que cubría su ausencia del 2012 al 2018, pero cuando se les solicitaron los documentos no entregaron nada.

La UAEM tampoco pudo aportar los dictámenes del Consejo Académico, en los que se determinó que eran necesarios los servicios de Quiroz y que por lo tanto debía regresar. Los dictámenes deberían estar contenidos en las actas de consejo de gobierno, pero debemos recordar que la Universidad manifestó que “en los archivos con los que cuenta la Facultad de Derecho, no se tiene registro de la información solicitada”; según lo contenido en el oficio de respuesta a la solicitud 00145/UAEM/IP/2019.

Para concluir con la cadena de irregularidades, por parte del rector y el contralor de la UAEM, es preciso recordar que la Universidad mencionó que en agosto de 2018 César Octavio Camacho Quiroz se reintegró a su plaza en la Facultad de Derecho y en noviembre del mismo año nuevamente solicitó permiso sin goce de sueldo, y que “cobró de la primera quincena de agosto a la segunda quincena de octubre (de ese año)”, pero al solicitarle las asignaturas y horarios de Cesar Octavio Camacho Quiroz para el periodo 2018B la UAEM puntualizó que: “…hacemos de su conocimiento que el C. Cesar Octavio Camacho Quiroz no impartió clases en el periodo 2018B”. Entonces si cobró seis quincenas y no dio clase en las que tiene definitividad, ni tampoco como profesor interino de tiempo completo “F” ¿la universidad estaría haciendo evidente que cobró sin trabajar y que sí es aviador?

Además la UAEM unicamente envió copia de los cheques a partir del 15 de enero de 2014 al 31 de julio del 2018, presentando sello de cancelado los de los años 2014 hasta mayo de 2017, y no entregó los correspondientes a los años 2012 y 2013.

No cabe duda que cualquier otro trabajador que estuviera en una situación similar a la deCésar Camacho Quiroz ya habría perdido sus definitividades, tiempo completo y el empleo. Pero hay supuestas autonomías que tienen el vicio empedernido de prostituirse cuando se trata de beneficiar a priistas VIP.

Mientras esperamos las nuevas maromas que se harán para manipular a la opinión pública buscando defender lo indefendible, se deja la invitación a Alfredo Barrera Baca para que renuncie, pues en este momento es lo mejor que puede hacer para él y para la UAEM.

2019-03-10 01_20_20-Cheques CCQ

Te puede interesar:

Consentido por rectores, Camacho Quiroz gozó de Tiempo Completo “F” desde 2012

Con desconocimiento de la legislación universitaria defiende rector a Camacho

Opinión: La UAEM, el salvavidas de los priistas VIP que quedaron sin hueso

Por: Augusto López.

Como si los escándalos que Alfredo Barrera recibió sin chistar de administraciones anteriores no fueran suficientes, Baca se ha encargado de sumarle varios más a la deteriorada imagen institucional de la UAEM, que solo se trata de mantener a fuerza de la prensa amiga beneficiada con contratos de “publicidad” que no cuentan con respaldo documental.

La bomba morenista dejó a legiones enteras de priistas, que ya estaban saboreando nuevo hueso, arañando el aire. Esto podría ser una de las causas de numerosos despidos de profesores de asignatura en varios espacios académicos de la UAEM, bajo el pretexto de la austeridad universitaria, pero con el fin oculto de abrir espacios a priistas derrotados en la última contienda electoral.

Si algo ya ha quedado muy bien documentado es el servilismo y el sesgo priista de los altos mandos de la Autónoma Mexiquense. Por ejemplo, los doctorados y rectorados Honoris Causa que varios rectores han usado para quedar bien con el gobernador en turno, el caso más reciente es el del entregado a Eruviel Ávila Villegas, en mi opinión esos reconocimientos tienen un significado de monedas de cambio para asegurar impunidad y un suculento hueso al finalizar sus rectorados. Habrá que revisar los casos más recientes, Gasca y Olvera.

Son muchos los profesores que han estado décadas dando ejemplo de entrega y profesionalismo en las aulas de la UAEM, pero ahora sin miramientos los están despidiendo sin causa justificada, como es el caso de la Facultad de Ciencias de la Conducta. Por otro lado, llegan flamantes adquisiciones como las de Emilio Chuayfett y Cesar Camacho, de quien se dice cuenta con tiempo completo, es coordinador de posgrado en la Facultad de Derecho e investigador SNI.

Otras lujosas adquisiciones que ya se están ventilando en las redes sociales son Idla González Calderón y Ana Lilia González Ansaldo, acogidas también en la Facultad de Derecho, como se puede leer en el siguiente mensaje que está circulando ampliamente en WhatsApp:

«Compañeros y amigos: hoy se dio el mas grande golpe a nuestra querida Facultad de Derecho: con la complacencia de un Rector servil, de una dizque «directora» entregada y lame huevos, y de un»consejo academico» ( con minusculas), sometido, se aprobaron en definitiva los nombramientos de «tiempos comple t os» con el mas alto rango de:
Rata hilda gonzalez calderon, de ana lilia gpnzalez ansaldo y de otro tipejo ( ex–presidente municipal) y me pregunto ¿ cuando dieron clases? ¿investigadoras? ( sera de ciencias ocultas). Falto cesar camacho, quien aparte de coordinar el area de postgrado; lo hicieron «investigador» de sistema nacional. ( a chinga a que hora). Pero en fin ( aunque haya quien se desgastan las vestiduras) Que poca madre. Viva MEXICO.»

Del mensaje anterior se ha confirmado la llegada de Martha Idla González Calderón a la UAEM, ya se verá con que cargo y categoría.

Finalmente se dice que, en breve, Baca hará cambios en medio gabinete, y con los antecedentes que hemos visto no sería una sorpresa observar como la UAEM se consolida como el salvavidas preferido de los políticos del Revolucionario institucional que quedaron sin hueso.

¿JUSTIFICARON LA VIOLACIÓN A LA AUTONOMÍA UNIVERSITARIA? 

En  junio del 2011 los aspirantes al Gobierno del Estado de México visitaron la UAEM a petición del rector Eugenio Eduardo Gasca Pliego.

En la primera de esas visitas sucedió algo que curiosamente ningún medio local o nacional pudo documentar, aun cuando se trataba de un acto a todas luces proselitista por parte del PRI dentro y fuera de la Universidad.

Fue en la Rectoría de la Universidad Autónoma del Estado de México en donde integrantes del grupo estudiantil Ser Universitario lograron documentar en video lo que ningún otro medio de comunicación. El  viernes 10 de junio poco antes de las 10:00 horas, el equipo del entonces candidato Eruviel Ávila Villegas cometió a plena luz del día actos de proselitismo partidista que atentaron contra la legislación universitaria y contra su autonomía, ya que fue colocada una mesa en la que se podía tramitar la tarjeta «Efectiva de Eruviel», a la entrada un stand del mismo partido que repartía utilitarios, mientras los ahí presentes podían escuchar a todo volumen la canción del candidato del PRI,  admirar una camioneta también con promocionales a favor del candidato priista que estaba estacionada en el frente y el abuso mayor fue grabar contenido proselitista utilizando las instalaciones y estudiantes de la UAEM. Esa fiesta partidista permitida ya sea por compromiso o por negligencia de las autoridades competentes, transgredió de manera específica lo señalado en el artículo 4 de la Ley de la Universidad Autónoma de México que menciona: «La Universidad y sus órganos de gobierno y académicos, se abstendrán de realizar todo acto que implique militancia partidista o religiosa que comprometa la autonomía,  el prestigio o el cumplimiento del objeto y fines de la Institución.», por lo que si la Universidad convocó a los candidatos era corresponsable de garantizar que todo lo que ellos y su equipo hicieran no causara agravio a la autonomía universitaria.

Por otra parte, el artículo 16 del Estatuto Universitario Universidad Autónoma de México estabece que «son deberes de los universitarios y de la comunidad universitaria: I. preservar y fortalecer la autonomía universitaria.» y en el 28 define en su primera fracción que «los alumnos de la universidad tienen las siguientes obligaciones I. cumplir y hacer cumplir la legislación universitaria» y en el IX  puntualiza habrán de «Abstenerse de realizar actos de proselitismo a favor de cualquier agrupación política o religiosa, dentro de la Universidad». de tal manera que esto permitió descubrir que hubo alumnos que se prestaron para expresar frases a favor del candidato priista y con ello violentaron el artículo 28 del estatuto anteriormente mencionado.

¿Qué no se podía hacer proselitismo político en la UAEMEX?

En el transcurso de esta campaña y mediante perfiles falsos que pretendían desalentar a la comunidad estudiantil para que dejara de reclamar a las autoridades por los hechos proselitistas, se dejaba un mensaje que señalaba que todos los candidatos habían hecho lo mismo, por lo que se logró entrevistar a otro de ellos, Alejandro Encinas,  para cuestionarle al respecto.

En las redes sociales circuló un video que promocionaba la imagen del PRI y del  candidato Eruviel Ávila Villegas, utilizando imágenes de la Rectoría de la UAEM y  algunos alumnos para que expresaran frases previamente elaboradas con la finalidad de generar un impacto mediático para crear la percepción de que la UAEM y sus universitarios tenían afinidad con el candidato priista.

Nuevamente el grupo estudiantil contrastó diferentes maneras de actuar de la autoridad, entre un acto proselitista contra una manifestación estudiantil que recuperó mas de 2000 becas que se habían perdido y en el que personal de la UAEM sacó de sus instalaciones a estudiantes acusándolos de realizar actos proselitistas, cosa que jamás hicieron con quienes realizaron actos partidistas en la UAEM.

NO MÁS PROSELITISMO PARTIDISTA EN LA UAEMEX

Los estudiantes decidieron acudir en busca del rector para que se exigiera una disculpa pública al PRI ante el proceder abusivo y la forma dolosa en la que se utilizaron las instalaciones de la UAEM y denunciaron los hechos ante la Contraloría Universitaria, siendo atendidos por Jorge Olvera García y  Juan Portilla en quienes se apreció que tendían a minimizar los hechos y a reducir la defensa de la autonomía a una triste «invitación a no volverlo a hacer».

Algo que Olvera García reiteraba frecuentemente durante el encuentro con los estudiantes era que en las invitaciones enviadas a cada uno de los candidatos a la gubernatura estaba perfectamente señalado que no podían hacer actos de proselitismo tales como repartir, utilitarios, no porras, no pancartas, etc. Se consiguieron los documentos citados por Olvera,  pero no había nada que les indicara que no podían hacer un acto proselitista, esa falta de información desacreditaba lo tantas veces expresado por Jorge Olvera.

Casi al final de la segunda hoja se establece que la organización operativa de dichos eventos estaría coordinada por el Lic. Jorge Bernáldez García, secretario particular del rector y por el Dr. Jorge Olvera García secretario técnico de la rectoría. Por lo tanto eran ellos quienes debieron defender a la UAEM de los abusos cometidos por Eruviel Ávila Villegas, pero como se ha visto no solo no lo hicieron, sino que al parecer lo defendieron.

Desde entonces quedó la interrogante respecto a si esos hechos habrían sido de alguna manera un factor que le diera puntos extra a Jorge Olvera para llegar a la rectoría.

Queda el claro mensaje de que más allá de las declaraciones que pueda hacer cualquier funcionario de la UAEM en las que prometa defender nuestra alma mater, en la práctica está en cada uno de los universitarios que sintiéndose orgullosos de su origen universitario sepan dar los pasos que se requieran para denunciar  los abusos contra ella.

Otra cosa que llamó mucho la atención fue que ningún funcionario fue sancionado por el consejo universitario ni por la contraloría de la UAEM. Tales procederes resaltan aun más ante la amenaza de sanción contra Fermín Carreño derivado de hacer uso del derecho de libre expresión durante una entrevista de opinión, en la cual criticó aspectos de la democracia universitaria. Con ello el comité que propone el castigo deja a la vista de todos lo que parece una doble moral con un trasfondo político que posiblemente busque en realidad inactivarlo permanentemente como candidato a la rectoría en futuras elecciones y con ello facilitarle el camino a quien llegue después de Alfredo Barrera Baca.